Casa quinta de Mendilaharsu, actual sede del Museo Nacional de Antropología

HISTORIA DE LA FAMILIA...
El Brigadier Antonio Netto, héroe de Rio Grande do Sul y colaborador del General Flores, se relaciona con nuestra historia y leyendas, al vincularse con la uruguaya María Escayola, con la que tuvo dos hijas, Teotonia y María Antonia.

María Antonia Netto, heredera de los bienes de su padre, contrae matrimonio con el Dr. Domingo Mendilaharsu en el año 1879. Este último fue un destacado abogado que se desempeñó como Juez, Diputado, Senador, Embajador en Argentina y Ministro de Relaciones Exteriores durante el Gobierno de Tajes, y fue quien primero la ayudó a desenredar los complicados asuntos de sucesión del “brigadeiro” quien tenía intereses en Bagé, Argentina y Uruguay.
En 1887 el matrimonio sienta sus raíces en estas parcelas, dando a luz ese mismo año a su único hijo Julio Raúl. Poeta, orador y viajero incansable, Raúl frecuentaba los círculos y tertulias junto a Acevedo Díaz, María Eugenia Vaz Ferreira, Delmira Agustini, Emilio Frugoni, José Enrique Rodó y Zorrilla de San Martín, entre otros. Destacan entre sus obras “Como en las nubes”, “Deshojando el silencio” y “Alma de mis horas”.

En 1909 fallece en Niza, Domingo Mendilaharsu.
En 1915, su hijo Raúl se casa con María Blanco Acevedo (Maruja), con quien en 1920 tienen su único hijo Carlos Elías Mendilaharsu. Raúl, María y Carlos, vivieron hasta la muerte de María Antonia en la Ciudad Vieja de Montevideo.
El poeta fallece muy joven en el año 1923. Maruja, jamás se sobrepuso a la muerte de su marido, e hizo de su memoria un culto de todos los días y todas las horas.

Carlos Elías, contrae matrimonio en el año 1943 con Sélika Acevedo. Ambos, médicos de profesión, fueron reconocidos especialistas en neurología y psicoanálisis. De este enlace nacen Sélika y Julia Mendilaharsu.

María Antonia Netto, vivió en la Casa hasta su muerte en 1949 y puede decirse que la Quinta fue su Obra (a este momento histórico corresponden las fotografías que ven a continuación). Inmediatamente la Familia de su nieto (Carlos Elías), pasa a ocupar la Residencia hasta el año 1969, fecha en la que la Casa es adquirida por una Institución dedicada a la educación de niños con dificultades mentales.

En 1975, la Quinta es declarada Monumento Histórico Nacional, siendo adquirida por el Estado en el año 1977.

En 1979, el Ministerio de Educación y Cultura, autoriza la instalación en esta Finca de las Colecciones Arqueológicas, Paleontológicas y Geológicas donadas al Estado por el Profesor Francisco Oliveras. En base a esta donación, en 1981, se crea el Museo Nacional de Antropología, que abre sus puertas al público en el año 1988.

 

LA CASA QUINTA...

Antes que la Familia Mendilaharsu adquiriera el predio correspondiente a la Casa Quinta, el mismo perteneció a diferentes dueños, existiendo impresiciones al respecto. La Familia compra – según algunos testimonios - a Don Lino Herosa en 1887 esta propiedad, que se extendía hasta el Arroyo Miguelete (56 has) en la cual ya existía una vivienda que se asemejaba a un Casco de Estancia en forma de “U”, construída en 1850.

En 1890 se contruye lo que hoy es el frente de la Casa, destinado a Biblioteca, coronado por el Mirador, ejemplo de la arquitectura finisecular y del eclecticismo franco-italiano; también se agrega la Fuente al Patio Central y la Escalera Caracol en metal que lleva al Mirador, ambas de origen inglés.

En 1925, ya fallecido Domingo, María Netto, procedió a realizar una gran reforma. Construye, para controlar las obras que se realizarían, una vivienda frente a lo que fueran las Cocheras y Caballerizas (hoy sede del Centro de Estudios de Ciencias Naturales).

La Mansión adquire así su fisonomía actual, llegando a contar con 2742 m2. Las reformas arquitectónicas estuvieron a cargo de los Arquitectos Juan M. Delgado y Alfredo R. Campos.

Monsieur Filerain tuvo un papel protagónico en la decoración, otorgándole el toque francés que presenta el Palacete.
En ese momento el patio original de columnas y baldosas blancas y negras fue sustituído por galerías de vitreaux y pisos de monolítico. Asimismo, se realizaron las pinturas de los techos, se colocaron los empapelados, las molduras de yeso y los pisos de parquet, siendo todas las tareas supervisadas por Dña. Antonia.

La Casa Quinta fue ampliada creándose además aquellos ambientes especiales, como la Sala de Música y el Comedor.
Cuenta la historia que Dña. María Antonia alquilaba íntegras las bodegas de los barcos, en las que traía lo que compraba en sus viajes para embellecer el Parque y el Edificio. Tapices, alfombras, cortinas, cristales de Murano, porcelanas de Cantón y cuadros de cotizados pintores, complementaban las valiosas Colecciones de Abanicos y Muñecas que

integraban también su Patrimonio.

 

  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu
  • Quinta de Mendilaharsu

 

FUENTE: https://www.mna.gub.uy/innovaportal/v/102463/14/mecweb/quinta-mendilaharsu