La importante empresa de los señores Regusci y Voulminot, propietarios de los talleres de mecánica, fundición de hierro y bronce, calderería, carpintería, construcciones y reparaciones de maquinaria industrial y naval.

Dicho establecimiento, fundado en Montevideo en el año 1891, está instalado en un terrero propiedad de la razón social Regusci y Voulminot, midiendo 6890 metros cuadrados y sito en la manzana que forman las Avenidas General Rondeau y La Paz y calles Guatemala y Venezuela.
El edificio construído todo de material y hierro, compuesto de dos plantas, baja y alta, responde admirablemente a los procedimientos científicos modernos. La construcción de hierro ha sido hecha en los mismos talleres, con elementos propios, y teniendo en cuenta las exigencias de higiene más rigurosa para los obreros: aire, luz, etc, con servicios de luz eléctrica y agua corriente. Sus pisos de portland permiten ser lavados diariamente. Las máquinas son movidas a vapor y electricidad indistintamente, para lo cual se dispone de un motor y caldera a vapor de 75 caballos de fuerza, y de varios motores eléctricos de igual poder.
La sección fundición de hierro y bronce, donde se transforma el hierro y bronce virgen en las más variadas piezas, por medios de hornos especiales que para el efecto se han importado, está montada con arreglo a las modernas exigencias y hay instalados dos poderosos hornos, para la fundición de hierro, y cuatro para la del bronce.
La sección construcciones y armaduras metálicas, puentes, etc., está también atendida con elementos que permiten efectuar cualquier trabajo, por importante que sea.
Y la sección mecánica, tornería y ajustes, montada con excelentes máquinas, es rica en veinte tornos de diversos tamaños y poderes, poderosas barrenas radiales, máquinas para hacer tornillos y roscas, medianos y grandes, cepilladoras, recortadoras, fresadoras, escoplos, piedras de esmeril y de afilar, prensas hidráulicas y todos aquellos accesorios y herramientas que permiten atender cualquier trabajo de mecánica.
La sección calderería, que comprende todo lo que se relaciona con esta otra parte de la mecánica, calderas, tanques, digeridores para saladeros, reparación y construcción de cascos de buques, etc., cuenta también con las máquinas necesarias y con los elementos de indiscutible valor: cilindros poderosos para doblar planchas de hierro; máquinas para cortar y perforar planchas y otras clases de hierros; máquinas, martillos compresores para remachar y calafatear por medio de aire comprimido.
Y la sección forjas, todos los trabajos del hierro en la primera evolución que sufren, cuenta con diez fraguas servidas con grandes ventiladores movidos a vapor, y poderosos martinetes que reducen y elaboran el hierro, a las dimensiones y formas que se desee.
En cuanto a la carpintería con máquinas que son modelo de perfección, cepillos, garlopas, sierras circulares y sin fin, escopladoras, barrenadoras, espigadoras, moldureras, etc., permiten construir en ella, puertas, ventanas, artículos para edificaciones en general y así mismo para la marina, con suma perfección.
El establecimiento cuenta con grúas y guinches poderosos, convenientemente dispuestos, que recorren todo el taller, para el transporte, carga y descarga. Además está cruzado en todas las direcciones por rieles sobre los que corren vagonetas y zorras que transportan las cargas a cualquier punto del taller.
Trabajan actualmente 190 obreros en sus diversas secciones. La capacidad productiva del establecimiento llena con amplitud las exigencias del mercado, y lo coloca en condiciones de triplicar la producción, si las necesidades del país lo demandaren.
De la serie de fotografías que complementan la información precedente, hemos escogido cinco, a titulo de documentación y ellas darán idea aproximada de la alta importancia que ha llegado la industria metalúrgica en el país. Es un bello exponente de nuestro progreso industrial, y habla de manera elocuente de halagüeños horizontes para el futuro.

  • Vista del establecimiento
  • El taller
  • El trabajo en las naves del establecimiento
  • Sección automóviles
  • Otra sección

FUENTE: Revista del Ministerio de Industrias. Año II. Número 9. Febrero a Abril de 1914.

Mapa: