La semana actual ha sido de actividad para la policía de Montevideo que ha tenido la satisfacción de ver realizadas algunas pesquisas interesantes, aunque no esté entre ellas comprendida la llamada del caño maestro, que parece destinada á perderse en el misterio.

 

Entre las verificadas con éxito está la relativa al asalto de la Panadería La Llave, Calle Millán núm. 314. Propiedad del señor Guillermo Tomás. Fué aquel un asalto formidable llevado á cabo por un grupo de panaderos descontentos por la actitud del dueño de casa, que habíase negado á despedir á dos de sus compañeros, señalados como desleales al compromiso, celebrado durante las últimas huelgas, entre ellos y sus patrones en lo concerniente á la alimentación.
 
Un grupo formado por Evaristo Rodriguez. Luis Brione. Ignacio Martínez (a) .Vírico, Ramón Martínez (a) Chingólo Chico, Agustín del Monte (a) Porteño, Carlos Ortiz Canario. José Santero se dirigió de madrugada á la casa mencionada, donde sólo encontraron á los peones que «horneaban» y con ellos la emprendieron, atándolos, y según dijo la prensa diaria, sacudiéndoles también el polvo. Todos los asaltantes iban disfrazados y capitaneados por el llamado Periquito, según las mismas versiones, que le atribuyen además grandes exaltaciones en la lucha á que viven entregados los gremios obreros desde hace tiempo en nuestro país, por el mejoramiento de las condiciones de su trabajo y su vida.
 
La pesquisa dirigida por el mismo coronel Bazzano y secundada por los principales agentes á sus órdenes, dio por resultado la captura de los asaltantes que se hallan actualmente en la Cárcel Correccional á disposición de juez competente.
 
Este suceso ha tenido repercusión en el gremio panaderil anunciándose una nueva huelga general que sinceramente deseamos quede en proyecto.

Los panaderos asaltados:
panaderos asaltados
 
Publicado en la revista Rojo y Blanco de 1902