facebook  twitter   instagram  pinterest  youtube

correo info@montevideoantiguo.net   mundo en red www.montevideoantiguo.net

Ciudad Puerto
La primer vista que todo visitante de la ciudad veía al llegar.
Parques y Plazas
Arboladas, cuidadas y muy concurridas, fueron las grandes plazas y parques montevideanos.
Ciudad de Trenes
Hoy olvidados, Montevideo supo ser una ciudad impulsada por la fuerza del tren.
Grandes Monumentos
Los homenajes a los grandes personajes de la historia del Uruguay y del mundo abundan en calles y plazas.
JoniJnm.es
De acuerdo a las Leyes de lndias, conjunto de disposiciones jurídicas recopiladas por la Corona española, la plaza de los centros poblados que se fundaran en las colonias del ultramar debían responder a una serie de principios de composición.

 

​“A mediados de 1905 empezaron a circular en Montevideo los primeros automóviles -consigna Eduardo Acevedo en el tomo V de “Anales Históricos del Uruguay p. 313- y el comienzo fue tan auspicioso que antes de finalizar el año quedaba constituída una compañía para la explotación del servicio de alquiler...”, (Efraín Quesada: “Breve Historia del Centro Protección Choferes de Montevideo”-Montevideo,1994).

 

El Hospital Vilardebó es el único hospital psiquiátrico uruguayo referencia de pacientes agudos. Ubicado en Millán 2515, Barrio Reducto en Montevideo, inaugurado el 21 de mayo de 1880.

 

En marzo 2 de 1938 la Intendencia resolvió encomendar al Departamento de Obras Municipales el proyecto de un pasaje para vehículos en la Avda Agraciada, en su intersección con la vía férrea. En setiembre del 38 y abril del 39 se aplaza el estudio del punto "hasta momento más oportuno".

 

Los cementerios no son precisamente un paseo muy apreciado por los montevideanos. Sin embargo, aparte de su condición de remansos arbolados de genuina tranquilidad, visitarlos con atención despierta sentidos afinados que puede aportarnos valiosos elementos para conocer mejor, aunque parezca paradójico, la vida de los uruguayos de otros tiempos. En panteones, alegorías, bajorrelieves, bustos y adornos, se reflejan estéticas, ideas, creencias y modos de concebir el mundo.

 

En lo alto del pequeño monte que limita el frente norte de nuestra ciudad, se levanta esa vieja fortaleza del Cerro, que ha sido teatro de frecuentes episodios de nuestra historia patria, tanto en la época colonial como luego, cuando el Uruguay llego a ser, después de un tiempo triste de lucha heroica y sacrificios cruentos, nación independiente.

 

Este establecimiento de enseñanza que hoy luce su gigantesca silueta en los alrededores de Sayago tuvo su origen el 20 de Febrero de 1907, día en que se colocó allí su piedra fundamental, bajo los auspicios de la primer presidencia de don José Batlle y Ordoñez y en cumplimiento del decreto del 15 de setiembre de 1906, por el que fué fundada la Facultad de Agronomía y Veterinaria, proyectada por el entonces Rector de la Universidad Dr. Eduardo Acevedo.

 

Todo había salido de acuerdo a lo normal. Los cálculos previos habían fijado su costo en muchos millones, pero salio el doble. Se pensó que las obras demorarían un año, pero demoraron tres. El gobierno municipal que llevo a cabo los trabajos, le adjudico las culpas a los proyectistas del gobierno anterior, y el anterior a los ejecutivos del actual.

 

En la primera década del siglo pasado y cuando Montevideo era todavía la gran "Aldea". Cuando el desayuno, el almuerzo y la cena congregaban a las familias en torno a la mesa y la oración era el inevitable soliloquio con Dios y los prejuicios, los convencionalismos y la tradición. Y al que no se ordenaba fiel a esos dictados del vivir cotidiano, lo consideraban "calavera y desalmado". ¿Querés imitar a Roberto de las Carreras, a Leoncio Lasso de la Vega, a Angel Falco?", le recriminaban al que se empinaba el codo más de la cuenta y fuera de su casa.

 

Fue el palomar de la quinta donde José Artigas firmó las Instrucciones de 1813 y es lo único que queda de ella. El cuidacoches de la calle Avelino Miranda todavía recuerda las palomas, pero hace dos años las aves se fueron y llegó una biblioteca barrial.

 

La noticia más antigua respecto del predio de 18.de Julio y Yaguarón, se remonta al 21 de diciembre de 1834, fecha en que el gobierno de la república vendió a los señores Antonio Rius. Genario Rivas. Narciso Fígueroa y Andrés Vázquez, ante el escribano Juan León de las Casas la manzana comprendida entre las calles 18, Colonia, Yaguarón y Yi.

 

La Playa Ramírez fue considerada uno de los primeros balnearios montevideanos y se convirtió rápidamente en un lugar de encuentro, de reuniones, paseos, de baños de inmersión.

 

PLG_SEARCH_PAGEBUILDERCKSEARCH
PLG_JEV_SEARCH_TITLE
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Etiquetas
JoniJnm.es

www.montevideoantiguo.net - MDQ

DMC Firewall is a Joomla Security extension!