facebook  twitter   instagram  pinterest  youtube

correo info@montevideoantiguo.net   mundo en red www.montevideoantiguo.net

Ciudad Puerto
La primer vista que todo visitante de la ciudad veía al llegar.
Parques y Plazas
Arboladas, cuidadas y muy concurridas, fueron las grandes plazas y parques montevideanos.
Ciudad de Trenes
Hoy olvidados, Montevideo supo ser una ciudad impulsada por la fuerza del tren.
Grandes Monumentos
Los homenajes a los grandes personajes de la historia del Uruguay y del mundo abundan en calles y plazas.
JoniJnm.es
Un reporte de un importante diario de esta capital ha tenido la virtud de conmover a toda la población novelera de Montevideo lanzando a todos los vientos de la publicidad la noticia detalladisima de la aparición de un duende en una casa de la calle Ciudadela, esquina a la de Camacua donde habitan diversas familias.
 
El suceso, mirado al principio con incredulidad, tomo proporciones cuando las personas amigas de los habitantes de la casa confirmaron las noticias publicadas, asegurando como aseguro el reportero, que era efectivamente cierto que de todos los rincones salia la voz misteriosa de un viejo Don Giaccobbino que, apesar de tener allí su baúl y sus ropas, vivía a gran distancia, nada menos que en Colon, donde se dedica a plantar pacíficamente todo genero de hortalizas. Como era posible que Don Giaccobbino hiciera oír su voz desde tan largo trecho? De que medios se valía?
 
Acaso algún gran canuto, un canuto inmensamente largo e invisible, servia de conductor a sus alegres chascarrillos cuando estaba de buen humor y a sus palabrotas e indiscreciones cuando le atacaba el spleen? Misterio profundo! El reportero aludido, hombre joven, bien parecido, trucha en el oficio, hizo varias visitas a la casa del duende y juro y perjuro un día que el en persona había oído la voz extraña y misteriosa que dijeronle era la misma de Don Giaccobbino a quien, por otra parte, ni de vista conocía.
 
casa del duende portada
 
Al día siguiente de publicado esto, los grupos de curiosos invadían la casa, en la que también presentabase la policía acompañando al Juez de Instrucción. Entonces don Giaccobbino, que debe ser un viejo de muy buen genio, jugo a todos una mala pasada, anunciándoles que mientras hubiera -espiones- no hablaría.  Mas tarde modifico sin embargo su determinación previniendo que su silencio duraría solo ocho días, pasados los cuales armaría el gran escándalo a gritos, palos y mogicones con cuantos en la casa hubiese.
 
El plazo fatal, si no estamos equivocados, vence hoy mismo y lo recordamos a los que quieran pasar buenos momentos. Los sucesos de la casa del duende pueden divertir la curiosidad publica. Al que no divertirán jamas es al propietario que esta dado a todos los demonios, con sobrada razón por cierto, y dispuesto a cumplir con el, si don Giaccobbino olvida, la promesa de palos y mogicones con cuanto curioso piense divertirse a sus costillas!
 
Noticia publicada en la revista Rojo y Blanco del año 1902.
¿Abra cumplido Don Giaccobbino con su promesa?
 
casa del duende
 

 

PLG_SEARCH_PAGEBUILDERCKSEARCH
PLG_JEV_SEARCH_TITLE
Buscar - Categorías
Buscar - Contactos
Buscar - Contenido
Buscar - Canales electrónicos
Buscar - Etiquetas
JoniJnm.es

www.montevideoantiguo.net - MDQ

DMC Firewall is a Joomla Security extension!